lunes, 28 de mayo de 2012

¿QUÉ PUEDES HACER SI TE PONES NERVIOSO EN LOS EXÁMENES?


Si te pones nervioso en los exámenes puede que te interese saber cómo controlar la ansiedad. 


La ansiedad es la sensación que experimenta una persona cuando espera que ocurra algo malo o estresante. Cuando estás bajo estrés, tu cuerpo libera la hormona adrenalina, que te prepara para reaccionar ante el peligro, ¡como cuando corres para escapar de algo peligroso! 


La adrenalina provoca los síntomas físicos de la ansiedad, como sudoración, palpitaciones y respiración rápida. Estos síntomas pueden ser leves o intensos.


Si te centras en lo malo que podría ocurrir, tu preocupación aumentará todavía más. Puedes pensar: "¿Y si me olvido de todo?" o "¿Y si el examen es demasiado difícil?" Demasiados pensamientos como éstos no dejan mucho espacio en tu mente para que puedas concentrarte en las preguntas del examen. 


Las personas con ansiedad ante los exámenes también se pueden estresar a consecuencia de las reacciones físicas propias de la ansiedad y pensar cosas como: "¿Y si vomito?" o "¡Oh no, me están temblando las manos!"

Estos pensamientos pueden hacer que la persona se altere todavía más, aumentando su nivel de ansiedad. La persona se sentirá peor, e incluso más distraida y más incapaz de concentrarse.



¿Quién se pone ansioso?

Cualquier persona puede tener ansiedad ante los exámenes, pero aquellas personas que quieren contestar bien a todas las preguntas son más propensas a sentirse de ese modo. Esto recibe el nombre de perfeccionismo. 

También tienen ansiedad los estudiantes que no se han preparado bien para un examen. 
Por último los estudiantes que no duermen lo suficiente también son más propensos a la ansiedad ante los exámenes.


¿Qué puedes hacer?

  1. Prepárate bien para el examen. Presta atención en clase. Haz los deberes. Estudia para el examen. Si lo haces, será más probable que el día del examen tengas la sensación de que dominas la materia.
  2. Espera lo mejor. Una vez te hayas preparado para el examen, piensa en positivo. Dite a ti mismo: "He estudiado y estoy preparado para dar lo máximo de mí mismo".
  3. Aparta de tu mente los pensamientos negativos. Estate pendiente de cualquier mensaje negativo que puedas estar enviándote a ti mismo sobre el examen (por ejemplo, "No se me dan bien los exámenes" o "Si saco mala nota en este examen, suspendo la asignatura"). Este tipo de pensamientos puede empeorar la ansiedad e impedir que hagas bien el examen.
  4. Acepta tus errores. Todo el mundo se equivoca. Sé más condescendiente con tus propios errores, sobre todo si te has preparado para el examen y para rendir al máximo.
  5. Cuídate. Rendirás mejor si dedicas suficiente tiempo para el ocio, duermes lo suficiente y te alimentas bien. Esto es importante todos los días, pero asegúrate sobre todo de cumplirlo el día antes del examen.
  6. Respira mejor. Sí, por supuesto que tú ya sabes respirar. ¿Pero sabías que los ejercicios de respiración pueden ayudarte a calmarte? (De todos modos, intenta no coger demasiado aire porque podrías marearte.) Así es como debes respirar: Inhala (inspira) lenta y profundamente por la nariz, y después exhala (espira) lentamente por la boca. Hazlo cuatro veces seguidas. Si practicas un poco, varias veces, ¡tal vez te resulte más fácil respirar la próxima vez que hagas un examen!


2 comentarios:

  1. Gracias, yo uso el de las respiraciones jajaja
    y me va muy bien :D

    Besos.

    ResponderEliminar